Saltar al contenido.

Pureza Sexual … LOS “POR NOs” DE LA PORNOGRAFIA

abril 11, 2011

Saludos nuevamente a todos ustedes que defienden día a día su pureza sexual…

Atado a las cadenas de un monitor que me esclavizaba en una prisión disfrazada de cuarto, me abandoné y abandoné a mi esposa y a mi hija de dos años cuando la lujuria sexual echó profundas raíces en mi vida.  Eran los años donde no entendía el amarre asfixiante de esta atadura.  Eran los tiempos donde la lujuria sexual había perdido todo su “glamour”, donde mi profesión, mi éxito económico y material, se desvanecían y me precipitaba nuevamente hacia el traicionero arrecife, en una ruta irremediable que me llevaría a encallar y hundir mi vida una vez más.  Eran lo tiempos donde la ceguera de mi esclavitud me hacía echarle la culpa a todo el mundo menos a mí.  Sí, eran los tiempos cuando mi verdadero rostro estaba al descubierto, cuando mi atadura al sexo ya había sido descubierta por mi segunda esposa.  Ahora, cuando la máscara se había caído, sólo podía utilizar mi esclavitud para hacerme daño y hacerle daño a mi familia. Mi mente engañada pensaba que era el momento perfecto para desquitarme con mi esposa, para herirla con mi atadura a la pornografía y a la masturbación porque, según yo, ella era la culpable por no ayudarme a salir del oscuro laberinto; porque ella no entendía mi sexualidad; porque ella no era el tipo de amante y compañera que yo necesitaba.  La realidad es que una persona atada al sexo sólo se conformará con otra persona igualmente atada para satisfacerse y hundirse con ella en peores oscuridades.

Así, continué por años hasta que herí cada rincón de su alma.  ¿Cómo lo soportó?  Porque ella pudo mirarme como Dios me mira.  Porque ella pudo ver mi condición quebrantada; mi esclavitud, no como una razón para juzgarme o condenarme y escapar, sino como una razón para amarme y perdonarme como sólo Dios puede hacerlo.  Recuerdo que sobre todas las frustraciones que tenía con ella, con nosotros, con nuestra sexualidad, ella siempre me dijo: “yo nunca llenaré tus expectativas. Yo soy humana, soy imperfecta y voy a decepcionarte.  Sólo Dios puede llenar todas tus expectativas”.  Cada vez que me decía esas palabras, una rabia casi incontenible me subía por el pecho hasta la cabeza.  “¿Cómo que tú nunca podrás llenar mis expectativas, ni puedes llenarme?”  “¿No eres tú acaso la mujer que Dios puso en mi vida?”  Muchos años tuvieron que pasar para que yo pudiera entender lo que Solimar me decía.  Es que caminaba con una hueco en medio del pecho, un vacío que tenía una forma definida, y específica.  Ese vacío sólo tenía la forma de Dios y El sólo podía llenarlo.

Mirando hacia atrás, puedo ver cómo la pornografía me esclavizó poco a poco, porque no pude ver los “Por Nos” de esta atadura.  Hoy quiero compartir esos “Por Nos” contigo:

Por no hablar a tiempo…  La pornografía, como toda atadura sexual, te sume en una profunda fosa de vergüenza y secreto.  Tenemos que atrevernos a hablar a tiempo y pedir ayuda.  No estás sola; no estás solo; hay muchas personas atadas a la lujuria sexual y sufriendo solas, en aislamiento por no atreverse a hablar.

Por no visualizar las consecuencias…  La pornografía destruye hogares, rompe matrimonios y envenena la intimidad sexual.  Una persona atada a la pornografía contamina su corazón diariamente con cientos de imágenes pornográficas de escenas sexuales, de cuerpos retocados e irreales que se alejan de la realidad del hogar y del matrimonio verdadero.  Una imagen pornográfica no tiene problemas, nunca deja de sonreír, nunca se deteriora físicamente ni se enferma, nunca tiene problemas de ejecutorias sexuales ni de placer erótico.  Es una caricatura de la realidad.

Por no querer vivir una vida íntegra… La pornografía y su naturaleza clandestina, nos invita a vivir una doble vida, una vida llena de fantasías sexuales, porque supuestamente son inofensivas e, incluso, muchos sicólogos la recomiendan para aumentar el fuego de la pasión conyugal.  La realidad es que la pornografía te envuelve en una nube de inconformismo, cuando confunde el corazón y comenzamos a pensar que tener una solo esposo, esposa y pareja sexual es muy aburrido, anticuado y apartado del mundo que nos rodea.  ¿Por qué tener una sola pareja, cuando la pornografía me propone tener cientos de parejas, de todos los gustos y colores?

Por no reconocer que la pornografía sí puede lanzarte a la calle…  Muchos pensamos que la pornografía es un fin en sí mismo; que ella no es antesala de nada, sino de más pornografía y supuesta diversión.  Lo cierto es que la pornografía es un puente que te lleva lentamente a actuar en la vida real las mismas fantasías sexuales que viste en el monitor.  Pretender ignorar esto, ignora la experiencia de toda persona que ha estado atada a la pornografía y que se reconoce con preguntas sencillas:  ¿Ves hoy páginas pornográficas que en el pasado nunca te hubieras atrevido a ver?  ¿Ha aumentado el consumo, la variedad y el tiempo que le dedicas a la pornografía?  ¿Has tenido que buscar páginas pornográficas más atrevidas, más fuertes y explícitas, porque con el paso del tiempo, se ha “desgastado” tu excitación sexual y necesitas más para poderte excitar?

Como podrás ver, la atadura a la pornografía crece y sus cadenas se hacen más pesadas con el tiempo. Un día, ella te dirá que necesita algo “real,” algo de la calle para poder llevarte a esa satisfacción sexual que buscas, como si tu vida dependiera de ello.   No trivialices a la pornografía, no la subestimes ni la veas como un juego, porque ella acabará, como acabó conmigo… Al final del camino, yo era el juguete y la pornografía jugaba con mi vida.  Hoy estás a tiempo para caminar en otra dirección.  Hoy puedes emanciparte de la pornografía, pero no será fácil, porque necesitarás fuerzas y estrategias que no son de este mundo para lograr tu libertad.  Hoy, pídele a Dios que sea tu libertador.  El puede hacerlo si tú se lo permites.  Si El lo hizo con un hombre atado a la lujuria sexual por 30 años como yo, lo puede hacer contigo.

Un abrazo,

Edwin Bello

Fundador

Pureza Sexual…  ¡Riega  la  Voz!

Puede visitarnos en www.hombresdevalorhombresdeverdad.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: