Saltar al contenido.

Pureza Sexual … “PORNOGRAFÍA CRISTIANA”: ¿BENDICIÓN O ABERRACIÓN?

febrero 4, 2012

Saludos nuevamente a todos ustedes que defienden día a día su pureza sexual

En días recientes se han proliferado en la Internet las páginas cibernéticas donde se anuncia un tipo de pornografía nunca antes vista.  No estamos hablando de una pornografía más pervertida o aberrante, sino una que se promociona bajo la sombra de la Cruz de Cristo.

Contrario a las típicas páginas pornográficas que agreden instantáneamente la pupila con fotografías explícitas de cuerpos desnudos y actos sexuales explícitos, la primera cara de la llamada “pornografía cristiana” es una donde no existe ningún desnudo ni nada que dispare a la lujuria sexual.

No estamos hablando de páginas con colores intensos, los típicos símbolos como la XXX con luces de neón y anuncios vistosos que estimulan el sentido de la vista y encienden los apetitos carnales.  Estamos hablando de páginas con colores sutiles, donde abundan imágenes cristianas y las fotos de parejas de esposos sonrientes.  Las fotos de cuerpos completos básicamente no existen, ya que se da énfasis a las caras con expresiones que inspiran sinceridad, sobriedad y pureza.

Y hablando de pureza, podemos ver en estas páginas las parejas de esposos vestidas con ropas blancas o de suaves colores, bien encubridoras, que nos llevan un mensaje de integridad e inocencia pura.  De haber en alguna foto muestras de amor y cariño entre los esposos, estas imágenes no reflejan nada lujurioso o sensual, sino que las muestras de amor son delicadas y cargadas de espiritualidad.

Y así, en medio de un ambiente visual lleno de mensajes cristianos, estas páginas cibernéticas comienzan su mensaje de “pornografía conforme al reino de Dios.”  El mensaje sigue esta línea que, según sus precursores, se fundamenta en la Palabra de Dios:

  • El sexo fue creado por Dios.
  • Por ser creación suya, el sexo es intrínsecamente bueno y una bendición para el ser humano.
  • Dentro del vínculo del matrimonio, el compartir sexual glorifica a Dios.
  • Ha sido el pecado y el mundo sexualizado en el que vivimos que se ha encargado de robarle al compartir sexual su pureza, su inocencia y bondad.
  • Al igual que el sexo, la desnudez del cuerpo humano no es intrínsecamente mala, ya que nuestros cuerpos son creación divina, hechos a imagen y semejanza de Dios.
  • La desnudez del cuerpo humano comenzó a verse como mala cuando el pecado original se fraguó en el Edén.
  • Entonces, ha sido el pecado, la maldad de este mundo, la impureza de esta carne la que ha corrompido la pureza y belleza de la desnudez humana.
  • Como hombres y mujeres cristianos, tenemos el deber, el llamado a luchar contra el pecado y romper las concepciones erróneas que nos han robado la pureza de nuestra sexualidad.
  • En medio de esta lucha por promulgar una sexualidad pura y libre de pecado, la pornografía del mundo se levanta como un enemigo formidable que debe ser destruido.
  • La pornografía del mundo promueve la objetivación y violencia contra la mujer, causando que se le trate como un trozo de carne.
  • Además, este tipo de pornografía mundana promueve el sexo descontrolado y lujurioso, el sexo recreacional y sin compromiso, alejado del vínculo matrimonial.
  • Entonces, una manera de hacerle la guerra a este enemigo de la pornografía mundana es presentar la otra “cara de la moneda”: Una sexualidad saludable conforme al diseño de Dios.
  • En ánimo de presentar una sexualidad que agrade a Dios, parejas de esposos, casados en la iglesia, acceden a que se grabe en video su compartir sexual.
  • El propósito de grabar en video este compartir sexual conyugal es poder educar a los otros matrimonios cristianos sobre lo que es una sexualidad sana y cristiana, donde se respete el matrimonio y a la mujer.
  • Los materiales de video que muestran el acto sexual explícito y la desnudez de los esposos que allí participan no son sexualmente lujuriosos y más bien ayudarán a las parejas cristianas a aprender sobre sexo puro.
  • De esta manera, contrarrestamos la corriente lujuriosa de pornografía mundana que ha pretendido inhundar nuestros hogares con mensajes de perversión e infidelidad.
  • De esta manera honramos a Dios y le agradamos al defender su creación y educar a los matrimonios cristianos para que no caigan víctimas del pecado y mancillen la pureza del lecho conyugal.

¿Qué les parece?  Ante los ojos de muchos –por no decir muchísimos– se verá a la pornografía cristiana como una oración contestada, como una confirmación de que pueden existir materiales sexuales que promuevan una sana sexualidad para los matrimonios cristianos, en particular aquellos que enfrentan una crisis en su intimidad sexual.  Sin embargo, no todo lo que brilla es necesariamente oro.

Aún siguiendo una línea impecable de razonamientos esbozados con principios aparentemente cristianos, los precursores de este tipo de pornografía, son realmente lobos vestidos con el disfraz de oveja.  La realidad es que estas páginas representan los primeros intentos de la industria pornográfica para atacar al matrimonio cristiano en su territorio.

Durante toda su historia, la industria pornográfica ha apostado en la perversión del alma del hombre y ha mostrado a la pornografía en su modalidad más obscena, pecaminosa y lujuriosa. Su fin ha sido atar al hombre a la lujuria sexual para que la pureza de su matrimonio se destruya y en ese proceso esta industria de oscuridad se gane un asiduo cliente que le dé el dinero de su familia por via de una adicción sexual.

Ahora, de manera sutil, la pornografía cristiana entra al territorio de la pureza –a la Iglesia– para decirle a los esposos cristianos que no se tienen que pervertir, que no tienen que caer en el pecado de la lujuria sexual ni el adulterio, sino que existe una solución para acceder un sexo constructivo y sano basado en principios cristianos.

Amados, la lujuria siempre será una mentirosa, aunque pretenda disfrazarse de santa.  La llamada “pornografía cristiana” constituye una astuta estrategia de la industria pornográfica controlada por el reino de las tinieblas para seguir corrompiendo el matrimonio.  Nada tiene esta pornografía de santa ni de buena.

Pornografía es pornografía y su misión es que la idolatres, que tu carne la ame y que en el proceso te ates a ella y arranques a Dios te tu vida y de la vida de tu familia.  Parece ser que los promotores de la pornografía cristiana se olvidan los orígenes de esta palabra que en nada se puede asociar con Jesucristo.

La etimología de la palabra pornografía proviene del griego “pornographos”.  A su vez, esta palabra es una compuesta de las palabras griegas “porne” que significa prostitutas y “graphos” que significa relatos escritos o imágenes.  Es decir, la pornografía se traduce en “relatos escritos con imágenes de prostitutas”.

¿Cómo es, entonces, que alguna pornografía puede calificarse como cristiana?  Resulta obvio que ambas palabras se contradicen, porque una aspira a imitar el ejemplo de Jesucristo, y la otra aspira a imitar el ejemplo lujurioso de las prostitutas que mercadean sus cuerpos por dinero.

Permíteme compartir contigo ciertos puntos sobre la pornografía cristiana para que podamos ver su verdadero rostro:

  • Detrás de toda la fachada de aparente pureza e inocencia, la pornografía cristiana tiene una agenda concreta: venderte videos de sexo explícito donde hombres y mujeres desnudos realizan el acto sexual.
  • El acto sexual no fue diseñado por Dios para que se convirtiera en un espectáculo, bajo el pretexto de que quien lo realiza está casado.
  • El acto sexual fue creado por Dios para ser compartido exclusivamente por los esposos.  Difundirlo en un video rompe la exclusividad y lo convierte en un acto público, dirigido a los ojos de otros.
  • El acto sexual que ha perdido su exclusividad también pierde su intimidad.  En lugar de ser un vehículo para compartir y afianzar el amor, se convierte en un vehículo para hacer dinero.
  • El acto sexual difundido en video impacta lujuriosamente la vista de quien lo ve, ya que detrás de sus aparentes buenos motivos, está la realidad de una carne que no está creada para ver otros cuerpos teniendo sexo sin excitarse sexualmente.  Al final del camino está una agenda de depravación y lujuria sexual.
  • La pornografía cristiana ignora –o más bien, conoce a la perfección– que el ser humano que es impactado visualmente con escenas de sexo de extraños acabará guardando en su archivo mental todas estas imágenes y escenas visuales, las cuales saldrán de manera descontrolada e imprevista para atacar la pureza de los esposos.
  • La pornografía cristiana ignora –o más bien conoce a la perfección– que permitirle a los ojos contemplar actos sexuales de extraños tiene el efecto de enajenarnos de la realidad mediante la fantasía sexual.  El resultado es que nos vemos dentro de esa película pornográfica, teniendo sexo con esos extraños. En fin, la pornografía tiene el resultado de invitar a tu lecho conyugal, a la intimidad de tu compartir sexual, a otras personas para realizar con ellas una orgía virtual.

Ante las realidades señaladas, ¿puede quedar alguna duda de que la llamada pornografía cristiana es un descarnado esfuerzo del reino de las tinieblas de corromper nuestras mentes y destruir nuestra pureza?

Tristemente, muchos caerán en esta trampa.  Muchos pensarán que tienen la “madurez” o “apertura” para impactar sus ojos con videos explícitos donde gente desnuda está teniendo sexo.  Esos le abrirán las puertas a la lujuria sexual y sus destructivas consecuencias.

Me duelo y oro por tantos hombres y mujeres que comenzarán a ser brutalmente presionados por sus esposos para que accedan a ver este material pornográfico.  Estas son las personas cristianas atadas al sexo y que ahora ven la oportunidad de hundir a sus esposos y esposas en esta fosa de perdición.  ¿Por qué estoy tan seguro de esto?  Porque yo fui uno de ellos.  Un hombre cristiano que pretendí –a Dios gracias, sin éxito– que mi esposa se hundiera conmigo en el porqueriza de la pornografía, bajo la excusa de que ver tal material habla de una sana sexualidad. Casi me imagino los argumentos de las personas atadas a la lujuria, intentando seducir a sus esposas o esposos; casi los puedo escuchar:

“¿Ves que podemos ver este tipo de pornografía cristiana?  Su fin es educativo.  No hay nada malo en esto.  Como dicen esas páginas, el sexo es bueno y puro, es creación de Dios y este material nos va a ayudar a ver la sexualidad como realmente es.  Ahora, este material me da la razón de lo que siempre te he dicho, que ver pornografía tiene un valor educativo y ayuda al matrimonio.”

Te suplico que no caigas en esta trampa; no cedas aunque tu propio cónyuge te presione.  La pornografía no edifica matrimonios, ni los ayuda a vivir una sana sexualidad. La pornografía sólo sabe destruir y pervertir al abrirte las posibilidades del sexo virtual con extraños y permitirte pensar que si podemos educarnos con un video, pues vamos a educarnos en la calle teniendo sexo con otras personas para que nos sigan enseñando…

Hoy, más que nunca podemos ver cómo se cumple aquella advertencia bíblica de que al final de los tiempos “llamaremos a lo malo bueno y a lo bueno, malo.”  Hoy, el mundo pretende llamar a la pornografía como algo bueno, como una bendición para los cristianos.  No le creas al enemigo que, disfrazado de una falsa santidad, sigue promoviendo su agenda de muerte.

Un abrazo,

Edwin Bello

Fundador

Pureza Sexual…  ¡Riega  la  Voz!


Anuncios
5 comentarios leave one →
  1. Pipe permalink
    febrero 4, 2012 12:26 pm

    wow!

  2. santi ,mentor lec permalink
    febrero 4, 2012 3:54 pm

    tremendo ,gracias por compartir avisando ,Dios les bendiga ,efectivamente la pornografia es pornografia se nota que estamos en los ultimos tiempos donde a lo bueno dicen malo y a lo malo bueno .bendiciones

  3. Irvingg permalink
    febrero 5, 2012 11:31 am

    En verdad que me he quedado anonadado; luchemos por la pureza.

  4. otaner permalink
    febrero 16, 2012 10:26 am

    Excelente advertencia!!! Gracias por ampliar al respecto, yo también veo con preocupación que much@s cristin@s encontrarán en este tipo de material la justificación para ceder a la tentación sexual. Oremos para que esta industria sea desmantelada y no prospere!!!

  5. marzo 1, 2012 3:05 am

    Debemos tener en cuenta que en los últimos días el enemigo intentará filtrarse sutilmente en La Iglesia para engañar a los Hijos de Dios, hoy en día más que nunca debemos de estrechar nuestra relación con Dios para no caer en sutiles engaños.

    Bendiciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: