Saltar al contenido

Pureza Sexual … ANTE LAS TORMENTAS DE LUJURIA SEXUAL

agosto 21, 2014

Saludos a todos ustedes que defienden día a día su pureza sexual

“Aunque camines en la oscuridad y sin un rayo de luz, confía en el nombre del Señor y depende de tu Dios.”  Isaías 50:10

No obstante mis malas decisiones, cuando la lujuria sexual me esclavizó para lanzarme al piso, mi clamor en busca de ayuda se cruzó con el agarre de mi Padre, prometiéndome que todo estará bien.  Y como afirma su Palabra, aunque camine en la oscuridad, si confío en Él, no cabe duda de que Él me levantará de cualquier caída, me sacará del lugar oscuro y me llevará a su aposento de paz.

¿Qué quiero decirte con este compartir?  Que estás a tiempo.  Nuestro Padre escucha cualquier clamor que salga de la boca de sus hijos cuando estemos en el suelo.  Por eso es que cuando caigamos y salga de nuestra boca el grito de ayuda en medio de la tormenta, Él sabrá a dónde dirigirse inmediatamente para buscarnos y levantarnos.

confío en ti....Muchas veces te preguntarás: “Pero es que he caído tantas veces, lo he traicionado tanto….  ¿Cómo podré pedirle ayuda nuevamente?  ¿Seré merecedor de su perdón?”  A mí me tomó muchísimo tiempo entender el corazón de nuestro Padre para darme cuenta de que Él no lleva cuenta de nuestras caídas, porque su amor no acusa ante nuestro arrepentimiento.  Su amor sólo sabe amarnos y levantarnos cuando estamos postrados y buscamos su ayuda.

No repitas, como hice yo por tantos años, el ritual de crear mis propias tormentas, causar mi propia oscuridad, para luego caer al piso a ciegas y buscar cómo levantarme con mis propias fuerzas –rechazando la ayuda de Dios– para tratar de caminar un tiempo mientras la próxima tormenta se fraguaba en la distancia.  La verdad es que nunca saldremos de la oscuridad y las tormentas nunca se acabarán, a menos que no clamemos a nuestro Padre por ayuda y reconozcamos que sin Él, estamos irremediablemente derrotados.

Insisto, para que lo grabes en tu corazón:  Estás a tiempo.  Tu Padre reconocerá tu voz en la oscuridad y vendrá a rescatarte.  Nunca lo olvides.  Porque un Padre nunca se olvidará de la voz de su hijo pidiendo ayuda.  Porque un Padre nunca dormirá tranquilo en medio de la tormenta, si no tiene a su hijo fuertemente abrazado y protegido.  ¿Se lo permitirás?  Entre sus brazos amorosos, no existen las tormentas, ni la oscuridad que te mantuvo postrado y ciego ante el pecado.  Ahí sólo existe la certeza de que ningún mal te alcanzará y de que el abrazo de tu Padre es suficiente para apaciguar los temporales de esta vida.

Le pido a ese mismo Padre que te guarde, te levante y te anime a caminar afianzado a su abrazo por el resto de tu vida.  Porque si lo haces, ¡las tormentas de lujuria se disiparán y los cielos se abrirán al resplandor de una pureza como nunca antes has experimentado!

Un abrazo,

Edwin Bello

Fundador

Pureza Sexual…  ¡Riega  la  Voz!

PD: Lee cómo Edwin Bello pudo vencer a la lujuria sexual.  Presiona pureza sexual para acceder.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: