Saltar al contenido.

Pureza Sexual … ¿EXISTE EL ADULTERIO VIRTUAL?

agosto 21, 2014

Saludos nuevamente a todos ustedes que defienden día a día su pureza sexual

¿Existe el adulterio virtual?  ¿Desde cuándo existe? Mucha gente piensa que el adulterio virtual es cosa del mundo moderno.  Asociamos al adulterio virtual con los avances de la tecnología que nos ha abierto la puerta al universo de la Web.  Si bien es cierto que en la actualidad hemos visto la proliferación de prácticas sexuales que violentan el vínculo matrimonial, el adulterio virtual existe desde siempre.

Muchos preguntarán: ¿realmente tenemos que llegar al extremo de llamar como “adulterio virtual” a la conducta de la persona casada que accede pornografía o tiene cibersexo en la Web?  Para el hombre que ha estado atado a este veneno, la contestación es fácil:  Sin lugar a dudas, SI.  Entre esos hombres, me encuentro yo.  Con mi misma opinión también se encuentra Jesucristo.  ¿Sabes cómo El llamó a la fantasía sexual y cómo llamaría hoy a la pornografía y al sexo por la Web?  Adulterio del corazón.  Así lo dijo en Mateo 5:27-28.

Durante años, viví los efectos anestesiantes y aprisionantes de la pornografía y el sexo en la Web. Como hombre casado, pude experimentar el peso de estas cadenas y cómo ellas convierten a un esposo en un monigote sin voluntad.  Todo comenzó con unos pocos minutos de curiosidad frente a una pantalla de mi computadora para mirar unas cuantas fotos.  Sin embargo, la lujuria seel hombre atado al pecado sexual no camina en libertad (2)xual creció y creció aceleradamente y sin misericordia, como un cáncer.  Con el paso del tiempo, los minutos de acceder pornografía se convirtieron en horas y luego en días.  Abandoné a mi familia. Abandoné a mi esposa, al cambiarlos por un mundo que no existe.

Este tipo de práctica me robó el diseño de Dios para una sana sexualidad.  La miles de imágenes pornográficas contaminaron mi mente y me hicieron pensar que mi relación matrimonial no tenía el valor, la diversión, la variedad, la excitación que la pornografía me proveía.  En este mundo irreal y lleno de espejismos, donde las mujeres aparentan perfección física y ausencia de todo tipo de problemas, donde las mujeres se venden como  las mejores amantes y siempre están dispuestas a compartir sexualmente con uno, las realidades de una esposa que se cansa, que se enferma, que llega drenada del trabajo o que acaba exhausta de la limpieza del hogar, no resultan tan excitantes.  Poco a poco, la pornografía te dirá que ese mundo irreal es mejor que tu realidad.  Poco a poco, me alejé del mundo real de mi matrimonio, para adentrarme en el oscuro foso de la atadura sexual.  Allí, todas las mujeres me amaban, me deseaban y me veían como yo las veía a ellas, como un objeto sexual.

En medio de un matrimonio de dos, permitimos que las miles de mujeres se colaran por las rendijas de nuestra vida, de nuestra intimidad.  Así, llenamos nuestro corazón y nuestra mente de otras mujeres, de otras amantes de nuestros sueños más perversos.  Sí, caímos en adulterio.  Un adulterio que nos corre por dentro. Un adulterio que no requirió que un contacto físico con otra persona con tal de romper nuestro compromiso de fidelidad.  No tuvimos que estar en los brazos de otra mujer para convertirnos en adúlteros.

Por eso, hoy te pido con el corazón en la mano que no te dejes perder en el oscuro laberinto del adulterio virtual.  Si lo permites, allí perderás la pureza, la limpieza, la naturalidad de tu matrimonio y de tu intimidad sexual.  Mantente fiel a tu esposa en cuerpo, alma y mente.  No permitas que miles de imágenes pornográficas te nublen la mirada y te roben la imagen hermosa y amorosa de la esposa que tienes.

Recuerda: una imagen pornográfica nunca podrá amarte ni abrazarte como lo hace tu esposa.  Ahí está la verdadera clave… Porque mientras que el adulterio virtual te promete y solo puede cumplirte una felicidad efímera, mediante el amor conyugal podemos labrarnos un amor que dure hasta la muerte.

Un abrazo,

Edwin Bello

Fundador

Pureza Sexual…  ¡Riega  la  Voz!


PD: Lee como Edwin Bello pudo vencer a la lujuria sexual.  Presiona pureza sexual para acceder.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: