Saltar al contenido

Pureza Sexual … PORNOGRAFÍA: ENFERMEDAD DEL CORAZÓN

septiembre 13, 2014

Saludos a todos ustedes que defienden día a día su pureza sexual

Una vez más, la computadora me había aprisionado y su agarre mortal me asfixiaba.  Como “perro que regresa a su vómito” me sentía esclavizado a los desperdicios podridos que salían de aquel monitor. Aún sabiendo que toda esa basura pornográfica era un veneno que me mataba lentamente, seguía anhelándolo y llenándome de él.  Allí, derrotado por la lujuria sexual por enésima vez, me Corazon_Roto_4decía a mí mismo:  ¿Cómo puedo seguir cayendo frente a esta porquería pornográfica? Sé que ella me aguarda ahí, escondida tras los bastidores de mi computadora con los mismos trucos y mentiras y no hago nada diferente para defenderme ni contraatacar.”  El comienzo de mi recaída había ocurrido como tantas veces antes, al sentirme sólo, incomprendido y desanimado en esta batalla por mantener mi pureza. En vez de sentirme gozoso por acumular días puros, la pureza se me hacía antipática e incómoda, como aquella camisa que te regalan y que cuando te pones, resulta ser muy pequeña.  ¿Por qué no podía ser puro con alegría y reflejando el poder de Dios? Sólo había podido acumular 29 días libre de la lujuria sexual, sin acceder pornografía, caer en la masturbación, u otras conductas sexuales en la calle.  Entonces, todo se vino abajo aparatosamente.  Allí, mirando mi rostro derrotado en el reflejo de aquel monitor, me dije a mí mismo:  “Nunca podré ser puro. Esto es como una lepra incurable que podrás tratar de esconder, pero que te va pudriendo lentamente de adentro hacia afuera.”

Con el paso de los años y luego de haber sufrido incontables recaídas, me di cuenta que estaba viviendo una pureza artificial: Una pureza obtenida en mi propia fuerza, mediante cambios externos que me mantenían insulado de la lujuria del mundo allá afuera, pero sin realmente hacer cambios en mi interior, en lo profundo de mi corazón. Dentro de mí la lujuria sexual seguía viviendo y echando profundas raíces. Poco a poco me di cuenta que un corazón impuro nunca podrá latir pureza, aunque sea aprisionado en una cárcel alejado de la lujuria sexual.  Un corazón marcado con las cicatrices de la pornografía, la masturbación y el sexo sin control está enfermo y agoniza sin darse cuenta de que su medicina es también su veneno.  Por años intenté guiar el corazón a la pureza usando todas mis fuerzas y fracasé en cientos de ocasiones.  Entonces un día ocurrió…  Me topé con el pasaje del Evangelio de Mateo donde Cristo hizo el milagro de alimentar a la multitud con unos pocos panes y pescados.  Esa era la historia de mi lucha en contra la lujuria sexual: En mis manos, mis limitaciones siempre me derrotarán.  Con mis ojos, con mi mente, con mis recursos, mi escasez, me hará caer vencido ante la tentación. ¿Tiene que ser así? ¡Absolutamente no! Porque mi insuficiencia es suficiente en las manos de Dios.  Si pongo mis limitaciones en las manos de Dios, Él las hará suficientes para romper la esclavitud del pecado. Porque en sus manos, mi limitación es multiplicada por Su amor.  Ahora bien, tendremos que pagar el precio. Porque seremos rotos en las manos de Dios.  Sólo así seremos multiplicados sobrenaturalmente. Porque para que nuestra limitación sea transformada en plenitud, Dios necesita sacar de nosotros lo que estorba, lo que no coopera con Su plan.  Nuestra pureza costará y dolerá… Pero ¿sabes algo? yo prefiero ser roto en las manos de Cristo, que en las garras de la lujuria sexual.  Hoy te toca a ti escoger entre la pureza de Dios y la lujuria del mundo.  Escoge bien.  ¡En la balanza está tu vida y la vida de los tuyos!

Un abrazo,

Edwin Bello

Fundador

Pureza Sexual…  ¡Riega  la  Voz!

PD: Haz clic aquí para leer cómo Edwin Bello pudo vencer a la lujuria sexual.

2 comentarios leave one →
  1. jhonny permalink
    septiembre 16, 2014 10:01 am

    Hola Edwin, le pido a diario a mi Señor que me de la fuerza para combatir la tentación de la lujuria, pero a diario el enemigo por cualquier medio te pone en circunstancias difíciles de evadir, y así en todo lo que vemos, leemos y en la rutina, es difícil, pero seguiré en la lucha, pues no es contra sangre ni carne, sino contra principados y potestades de las tinieblas, eso lo se, con la ayuda de Dios lo lograre, gracias por compartir estos útiles mensajes, bendiciones.

    • septiembre 19, 2014 12:16 am

      Te bendigo Johnny!!!! Gracias por llegar aquí… Entre más te atrevas a hablar, a rendir cuentas y a creer que con el poder de Cristo puedes vencer, más se hará realidad esa libertad, esa victoria en tu vida!!!! Sigue llegando!!!! En Cristo, Edwin Bello

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: