Saltar al contenido.

Pureza Sexual … ¿DISFRAZAS A TU ESPOSA COMO ACTRIZ PORNOGRÁFICA?

septiembre 25, 2014

Saludos nuevamente a todos ustedes que defienden día a día su pureza sexual

Para el hombre casado, una de las áreas donde la lujuria sexual ha querido plantar bandera y confundir más es en el compartir sexual conyugal.  Muchos hombres han abrazado el mito de que “todo es válido” en el lecho conyugal a la hora de tener intimidad sexual.  Esta manera de pensar nos puede meter en serios problemas, porque ignora que la lujuria sexual sólo necesitará la más pequeña grieta para poder entrar con su neblina embriagante y causar una ceguera espiritual en nuestra vista.  Por lo anterior, es imperativo señalar que es posible que la lujuria sexual contamine la pureza de mi matrimonio y convierta a mi esposa en un objeto lujurioso.

Para el hombre que luchó con la pornografía por años, los intensos recuerdos de estas imágenes y películas no se disiparán de la noche a la mañana.  El resultado es que seremos impactados por estos recuerdos en nuestro camino de restauración si no abrimos los ojos y mantenemos la guardia en alto.  Si reconocemos que la lujuria sexual nos convirtió por años en seres egoístas, maantifaznipuladores, mentirosos, tenemos que estar bien vigilantes para no dejarnos engañar por una lujuria sexual que nos dirá que podemos “utilizar a nuestras esposas” como sea necesario, con tal de mantenernos fuera de las otras conductas sexuales más peligrosas.  En el contexto de nuestra lucha contra la pornografía, debes preguntarte con una brutal sinceridad si estás permitiendo que la lujuria sexual transporte “data lujuriosa” de las fotos y películas a tu compartir conyugal.  Con frecuencia escucho a hombres confesar que, en su ceguera y confusión, pretendieron que su esposa se pareciera lo más posible a una actriz pornográfica en el compartir sexual.  Estas exigencias pueden venir acompañadas de otras exigencias en el tipo de ropa que la esposa usa para la intimidad conyugal, las palabras que enuncia, las posturas sexuales que se prefieren, la exigencia sobre juguetes y objetos sexuales, entre otras cosas.  Así que atrévete a preguntarte si anhelas en tu corazón que tu esposa actúe, hable, tenga ademanes y gestos, use ropa, accesorios y objetos típicos de una actriz pornográfica.  Si tu contestación es que sí, entonces, has permitido que la lujuria sexual invada tu lecho matrimonial.

Nada que desfigure la identidad de tu esposa y la “disfrace” para asemejarse a personajes que asocias con tu pasado es saludable, ni sigue la voluntad de Dios.  Al igual que la pornografía, este tipo de conducta hace que nos alejemos de nuestra realidad y anestesia nuestra conciencia.  Pregúntate constantemente el “por qué” de tus peticiones sexuales a tu esposa, a fin de sacar a la luz cualquier germen de lujuria que haya querido contaminar tu pureza conyugal.  Lo que ha ocurrido en estos tiempos modernos es que se han infiltrado en la Iglesia unas vertientes que alegan “sana sexualidad” al promulgar que los cónyuges deben hacerle frente a la lujuria sexual en su matrimonio con más sexo, más conductas eróticas, más fantasía sexual, en fin, más “apertura” y variedad en la sexualidad conyugal.  Esta manera de pensar se fundamenta en que atacando la rutina y el aburrimiento en la alcoba matrimonial con conductas sexuales típicas del Mundo XXX, podremos vencer a la lujuria sexual.  Aunque favorecemos una apertura de los cónyuges en su intimidad sexual, a fin de romper patrones del pasado que veían al sexo como algo sucio, impuro y condenable, no podemos combatir a la lujuria sexual con más lujuria.  La lujuria sexual sólo podrá ser combatida con un compartir lleno de pureza, respeto e integridad entre los esposos. Pretender alcanzar pureza sexual en el matrimonio imitando y copiando las conductas sexuales de un mundo que idolatra a la lujuria sexual no es el camino correcto para el matrimonio Cristiano.

Otros ejemplos de lo antes expuesto, donde el erotismo y sexo desviado se ha infiltrado en nuestros hogares se puede ver en las decisiones erradas de hombres que, por erradicar a la lujuria sexual de sus vidas, han caído nuevamente en sus garras.  Así, hemos visto a hombres que han “reclutado” a sus esposas para entrar en conductas que recrean el tipo de droga lujuriosa de su preferencia. Por ejemplo, hombres que le piden a sus esposas que participen en sesiones de sexo telefónico, que lleven a cabo narrativas de historias eróticas, que practiquen bailes sensuales, similares a la manera de bailar en un negocio de “strippers”, que realicen sesiones de masajes eróticos con fantasías sexuales y que realicen el llamado “role playing,” que no es otra cosa que dramatizar roles eróticos similares a los personajes de sus historias pasadas de pecado sexual.  Muchos de estos hombres se escudan en el hecho de que no incluyen a otras personas –reales o ficticias– en sus fantasías matrimoniales y que sólo realizan estas conductas con su esposa.  Pero la realidad de cómo la lujuria sexual nos engaña con este tipo de argumento es mucho más profunda y desconcertante. Lo que realmente está haciendo este hombre es insertar a su esposa en conductas y escenarios que en el pasado lo llevaron a lujuriar sexualmente.

Una vez más, fuertes preguntas deben hacerse para que abramos los ojos: Cuando llevas a cabo estas prácticas, ¿qué es lo que enciende el fuego de tu excitación sexual, la lujuria o la pureza que ves en tu esposa?  ¿Puedes ver que estos escenarios y prácticas te alejan de tu esposa y te transportan  a un mundo irreal, donde tu esposa es otra persona?  ¿Causan estos ambientes que te distraigas en tu mente, con estímulos externos que en nada se relacionan con tu realidad, con tu esposa, con tu lecho conyugal?  ¿Qué puedo recomendarte para que implementes en tu lucha en contra de la lujuria sexual a fin de proteger tu matrimonio?

  • Primero, te pido, si es posible –aunque cause mucho miedo– que seas transparente con tu esposa en tus luchas por mantenerte puro en el lecho conyugal.  ¿Puede ella escucharlo de ti?  ¿Es ella una aliada tuya en tu lucha contra la lujuria sexual?  Ha caminado tu esposa al lado tuyo este camino de restauración y conoce la magnitud de tus batallas y cómo has alcanzado victorias graduales en contra de la lujuria sexual?  Si puedes contestar afirmativamente a estas preguntas, entonces no hay razón para mantener en la oscuridad lo que debe ser traído a la luz en tu matrimonio, a fin de que la lujuria sexual sea vencida con el apoyo de tu esposa.  Si la contestación es que no tienes la apertura para hablar con tu esposa sobre tus luchas, debes reconocer que tienes una gran reto delante de ti, porque como dice la Palabra, “una casa dividida no podrá prosperar.”
  • En segundo lugar, te pido que mantengas a tu matrimonio lo más alejado que sea posible de la lujuria sexual.  Entre más lejos te encuentres de la lujuria, más puro será tu matrimonio.  La lujuria sexual es muy engañosa y si le abres la puerta de tu casa, entrará sutilmente, pero no descansará hasta haber corrompido hasta la última fibra de tu relación conyugal.
  • En tercer lugar, no impongas a tu esposa conductas sexuales que no son de su agrado, aun cuando las mismas no sean lujuriosas.  Recuerda que –como regla general– entre tu esposa y tú, ella tiene mejores criterios sobre lo que es sana sexualidad, ya que fuimos nosotros los que estuvimos esclavizados a la atadura sexual.  Escúchala, pídele sus recomendaciones y su opinión sincera sobre todo lo que desees compartir con ella sexualmente.
  • En cuarto lugar, mantén una sana estructura de rendición de cuentas con otros hombres de pacto para que puedas ser confrontado en amor sobre cualquier decisión que tenga el potencial de contaminar de lujuria sexual a tu matrimonio.  Aléjate del altar de tu propio entendimiento, de las trampas del enemigo que te dirán que puedes ser tu propio mentor, que no necesitas ayuda.
  • Finalmente, mantén junto a tu esposa un sólido frente común de oración, pidiéndole a Dios que los guíe en la toma de decisiones sobre lo que pueden incluir o no incluir en su compartir sexual. En más de un ocasión, ha sido el Espíritu Santo quien me incomodó con algún detalle en la sexualidad de mi matrimonio.  Luego, al compartírselo a mi esposa, ella lo confirmó, diciéndome: “Dios me estaba inquietando con eso mismo…”

Haz un compromiso de tratar a tu esposa en el compartir sexual como el incomparable tesoro que ella es, como el vaso más que frágil y preciado que Dios ha puesto en tus manos.  Y si tienes dudas sobre algún aspecto de ese compartir conyugal, escoge siempre la alternativa más pura, más íntegra, más apartada de tu pasado y de la lujuria sexual que controló tu vida.

Un abrazo,

Edwin Bello

Fundador

Pureza Sexual…  ¡Riega  la  Voz!


PD:  Lee el testimonio de Edwin Bello de cómo pudo vencer a la lujuria sexual.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: