Skip to content

Pureza Sexual … DESPERDICIOS TÓXICOS DE LA PORNOGRAFÍA

septiembre 28, 2015

Saludos nuevamente a todos ustedes que defienden día a día su pureza sexual

“Como manantial hollado y pozo contaminado es el justo que cede ante el pecado del impío.”  Proverbios 25:26.

La pornografía es un poderoso contaminante que no discrimina por razón de edades, razas, credos ni lugares.  Sus largos tentáculos saben alcanzar sutilmente a un hogar, una iglesia, o un trabajo para destruirlo todo.  La pornografía no cree en contaminar solo el cuerpo, cuando puede matar el alma, causando que uno se olvide del verdadero Dios y levante altares al falso ídolo del sexo compulsivo.  Y como todo contaminante, la pornografía también genera desperdicios tóxicos que permanecen como deshechos, como valiosos recursos que fueron dañados por nosotros mismos.

¿Cuáles son estos desperdicios tóxicos?  ¿Qué permanece en la vida de aquellos seres atados, como prueba visible de que la pornografía pasó y arrasó con todo lo que eran y tenían?  Reflexiona un momento.  Piensa en lo que fue contaminado y dañado por la pornografía cuando esta atadura10-types-toxic-relationships te esclaviza el alma.  En mi caso, la pornografía dañó mi matrimonio, dañó la manera de ver a mi esposa, clavó un doloroso puñal en su corazón, dañó mi intimidad con Dios, me alejó de mis hijos y causó innumerables víctimas que fueron engañadas y explotadas por mis manipulaciones sexuales. ¿Por qué he querido hablarte hoy de estos “desperdicios tóxicos” que viven, respiran y padecen? Porque los daños de la pornografía nos trascienden.  Porque la pornografía no se limita a dañar al que se esclaviza con ella, sino que continúa con su paso destructor para meterse en la vida de un cónyuge, un hijo, un ministerio y una iglesia.

Es decir, la pornografía sí tiene víctimas inocentes, sí trae consecuencias de dolor a otras personas que nunca se sentaron frente a un monitor para intoxicarse con imágenes y videos de perversión lujuriosa. Entonces, podemos abrir los ojos a la verdadera realidad de esta epidemia que contamina ya a más del 80% de los hombres y más del 25% de las mujeres que han aceptado a Cristo como su Salvador y se congregan en una iglesia Cristiana: El alcance mortal de la pornografía va mucho más allá del pornógrafo que vive aprisionado en la cárcel virtual de sus pasiones carnales.

La pornografía no descansará hasta robarle a esa víctima original, que dobló rodilla ante el dios sexo, todo lo que tiene, incluyendo sus seres queridos.  Ahí está la mayor tragedia de la adicción sexual mediante la pornografía: esas víctimas no buscaron intoxicarse con este veneno; ellas no fueron parte de la decisión, sino que fueron arrastradas por una corriente violenta que se llevó entre sus aguas todo lo que encontró a su paso.

Hoy quisiera que mis palabras te sirvieran de puente para reflexionar entre la vida que viví atado a la pornografía, la vida que vives actualmente, y hasta dónde puedes caer si no te detienes ahora.  La pornografía me convirtió en un ser idolente, egoísta e insensible ante el dolor de una esposa abandonada espiritual y emocionalmente por su esposo.

La pornografía me convirtió en un espectro de hombre, atado a un oscuro cuarto, con un secreto a voces que cargaba en mi corazón y que mataba lentamente el corazón de mi esposa.  La pornografía me convirtió en un ser irresponsable, que pretendía echarle la culpa a todo el mundo por mis errores y que acusaba a media humanidad por el dolor de mis heridas, sin hacer nada para sanarlas. La pornografía me convirtió en un padre ausente, frío y sin amor ni fuerza para involucrarme en la vida de mis hijos.  Al final, convertí mi hogar en una pesadilla para una esposa que más se parecía a una madre soltera, luchando por sobrevivir junto a un esposo agonizante, o un “zombie” muerto en vida.

Si en algo se parece tu vida a la mía, o a la de un ser querido, te pido de favor lo siguiente:  Detente. No pospongas más buscar ayuda. No niegues, ni subestimes más este tóxico mortal que cautiva y ciega lentamente.  Te puedo afirmar sin temor a equivocarme que solo se necesita un primer paso de valentía para comenzar la victoria progresiva contra este gigante.  Ahora bien, Dios no dará ese paso por ti, porque a ti te toca.  Esta lucha es por tu vida y la vida de tus seres queridos y aunque Dios te proveerá la fuerza sobrenatural para conquistar, Él quiere ver tu compromiso, tu decisión de salir de la prisión.

Tristemente, he visto a miles de hombres en la pasada década tomar la decisión contraria, para cruzarse de brazos y permitir que la inacción, el miedo y la negación los destruya segundo a segundo.  Pero si estás leyendo este artículo, te encuentras a tiempo.  Dios te ha traído aquí para que no tengas que presenciar la destrucción de tu matrimonio, de tu cónyuge y de tus hijos por tus propias manos.  Porque si hay algo más trágico que ver cómo la atadura sexual erosiona la propia vida de un ser esclavizado al sexo, es ver cómo este veneno hace pedazos la vida de una esposa, y de unos hijos que no se merecían estar sufriendo en una prisión que nunca buscaron.

Hoy es día para levantarte.  Hoy es el día para decirle a la atadura sexual, “¡basta!”  “No permitiré que me robes un segundo más de pureza al lado de mi familia.”  “¡Se acabaron tus mentiras! ” ¿Te atreverás?  ¡Declaro que sí! Declaro que hoy Dios te da de Su gracia inmerecida para remontar alturas y reclamar tu nueva vida, libre en Cristo.

Un abrazo,

Edwin Bello

Fundador

Pureza Sexual…  ¡Riega  la  Voz!

http://www.hombresdevalorhombresdeverdad.com

http://www.purezasexual.com

http://www.purezainvencible.com

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. septiembre 28, 2015 9:51 am

    quisiera hacerle dos preguntas….

    Dios te bendiga

    • septiembre 28, 2015 7:56 pm

      Saludos y bendiciones, hermano…
      Por la confidencialidad de las preguntas que me ha realizado y las respuestas que espera y que Dios me ha dado, le recomiendo que me escriba privadamente a edwinbello.hvhv@gmail.com
      De esta manera, no ventilamos en público una situación personal de su matrimonio. Gracias! Edwin Bello

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: