Saltar al contenido

Pureza Sexual … ¡NUNCA PODRÉ SER PURO!

enero 18, 2013

Saludos a todos ustedes que defienden día a día su pureza sexual

“No tienen que irse —contestó Jesús—. Denles ustedes mismos de comer.  Ellos objetaron.  No tenemos aquí más que cinco panes y dos pescados.  Tráiganmelos acá —les dijo Jesús.  Y mandó a la gente que se sentara sobre la hierba. Tomó los cinco panes y los dos pescados y, mirando al cielo, los bendijo. Luego partió los panes y se los dio a los discípulos, quienes los repartieron a la gente.  Todos comieron hasta quedar satisfechos…”  Mateo 14:16-20

Una vez más, la computadora me había aprisionado y su agarre mortal me asfixiaba.  Como “perro que regresa a su vómito” me sentía esclavizado a los desperdicios podridos que salían de aquel monitor. Aún sabiendo que toda esa basura pornográfica era un veneno que me mataba lentamente, seguía anhelándolo y llenándome de él.  La computadora se había transformado en una trampa de perdición y muerte que siempre me vencía.

Allí, derrotado por la lujuria sexual por enésima vez, me decía a mí mismo:  “Soy un necio.  Tengo que estar loco, porque locura es repetir lo mismo esperando resultados diferentes.  ¿Cómo puedo seguir cayendo frente a esta porquería pornográfica? Sé que ella me aguarda ahí, escondida tras los bastidores de mi computadora con los mismos trucos y mentiras y no hago nada diferente para defenderme ni contraatacar.”

El comienzo de mi recaída había ocurrido como tantas veces antes, al sentirme sólo, incomprendido y desanimado en esta batalla por mantener mi pureza.  En vez de sentirme gozoso por acumular días puros, la pureza se me hacía antipática e incómoda, como aquella camisa que te regalan y que cuando te pones, resulta ser muy pequeña, o que al instante te comienza a causar comezón.  En lugar de sentirme fortalecido con el paso de los días, cada día de pureza me debilitaba, tanto en mi cuerpo como en mi espíritu. ¿Qué me sucedía?  ¿Por qué no podía ser puro con alegría y reflejando el poder de Dios?

Acabábamos de ir a una iglesia cristiana por primera vez.  Se suponía que fueran días de victoria. Habíamos aceptado al Señor en esos días y anhelábamos su restauración. Pero la lujuria sexual seguía rondando y tramando contra nuestro hogar.  Por la pasada semana, me sentía resentido con mi esposa, porque ella no había querido ceder ante mis insistencias de medicarme con sexo para enfrentar mis ansiedades y dificultades del diario vivir.  El resentimiento me aislaba y me lanzaba hacia el pecado sexual como arma para herirme y herir a mi esposa. 

Sólo había podido acumular 29 días libre de la lujuria sexual, sin acceder pornografía, caer en la masturbación, u otras conductas sexuales en la calle.  Entonces, todo se vino abajo aparatosamente.  Allí, mirando mi rostro derrotado en el reflejo de aquel monitor, me dije a mí mismo:  “Nunca podré ser puro. Esto es como una lepra incurable que podrás tratar de esconder, pero que te va pudriendo lentamente de adentro hacia afuera.”

La frase “de adentro hacia afuera” agarró con fuerza mi atención.  Sentí que algo dentro de mí me hablaba para decirme que allí estaba la clave de esta guerra.  Una guerra que más estaba dentro de mí que allá afuera, en las cuatro esquinas de este mundo saturado de sexo y hedonismo carnal. 

Con el paso de los años y luego de haber sufrido incontables recaídas, me di cuenta que estaba viviendo una pureza artificial: Una pureza obtenida en mi propia fuerza, mediante cambios externos que me mantenían insulado de la lujuria del mundo allá afuera, pero sin realmente hacer cambios en mi interior, en lo profundo de mi corazón.  Así, pretendí morir a todo lo impuro del mundo exterior, cuando dentro de mí la lujuria sexual seguía viviendo y echando profundas raíces.

Poco a poco me dí cuenta que los cambios tienen que ocurrir de adentro hacia afuera, porque así es que la “lepra lujuriosa” crece.  Recordé las palabras de Cristo en Marcos Capítulo 7, cuando me decía que lo que corrompe al hombre no está afuera de él, sino bien adentro de su ser, en el horno de su corazón, allá donde se fraguan pasiones y apetitos desenfrenados.  Por lo mismo, si mi interior está limpio y comprometido con mi pureza, la impureza del mundo no podrá echar raíces en mi ser.

¿Y qué de un corazón impuro que intenta aislarse de toda impureza externa?  Un corazón impuro nunca podrá latir pureza, aunque sea aprisionado en una cárcel alejado de la lujuria sexual.  Así, lo intenté por años y fracasé en cientos de ocasiones.  Por mucho tiempo me obligué a servir en la iglesia para evitar bregar con mis verdaderos problemas.  Me ahogaba en trabajo a fin de llegar a mi casa exhausto y sin fuerzas para pensar en la lujuria.  Me aislaba de ambientes sensuales.  Me quité de la televisión y de otras actividades “peligrosas” como ir a la playa y a las piscinas.   Procuraba alejar mis ojos de todo lo sexualmente estimulante.  Aún así, la carne y la lujuria sexual podían más y siempre acababa derrotado.

Entonces un día ocurrió…  Me topé con el pasaje del Evangelio de Mateo donde Cristo hizo el milagro de alimentar a la multitud con unos pocos panes y pescados.  Esa era la historia de mi lucha en contra la lujuria sexual: En mis manos, mis limitaciones siempre me derrotarán.  En mis manos, las palabras “jamás”, “nunca” y “no” serán trampa, prisión y fosa para ser engañado, esclavizado y enterrado.  Entonces era verdad:  Con mis ojos, con mi mente, con mis recursos, mi escasez, mi limitación, me harán caer vencido ante la tentación. Pero, ¿tiene que ser así?  ¡Absolutamente no!  Porque mi insuficiencia es suficiente en las manos de Dios.

Si pongo mis limitaciones en las manos de Dios, Él las hará suficientes para romper la esclavitud del pecado.  ¿Por qué?  Porque Él necesita de mí, de mi insuficiencia, para hacer el milagro.  Porque en sus manos, mi limitación es multiplicada por Su amor.  Y en los pequeños detalles de aquella maravillosa historia, Dios nos susurra al oído Su mensaje de libertad y restauración…

¿Recuerdas que eran 5 panes y 2 pescados?  No es por casualidad. Porque el número 7 habla de la perfección y de la plenitud de Dios.  ¿Lo puedes ver? En sus manos, nuestra limitación se hace plena y suficiente. Con razón que la palabra hebrea para el número 7 sea “shevah” o pleno y suficiente.  Tampoco es una coincidencia que la palabra “shevah” sea la raíz para la palabra “Shabbatt” que significa sábado o descanso. Porque si descansamos en Dios, nuestra limitación será hecha plena.

Ahora bien, tendremos que pagar el precio.  Porque seremos rotos en las manos de Dios.  Sólo así seremos multiplicados sobrenaturalmente.  Porque para que mi limitación sea transformada en plenitud, Dios necesita sacar de nosotros lo que estorba, lo que no coopera con Su plan.  Sí, mi amado hermano y hermana que me lees, nuestra pureza costará y dolerá… Pero ¿sabes algo? yo prefiero ser roto en las hermosas manos de mi Cristo, que en las garras de la lujuria sexual.

Hoy te toca a ti escoger entre la pureza real de Dios y la pureza artificial del mundo.  Una multitud de gentes espera por tu decisión, porque Dios quiere utilizar tu limitación, tu insuficiencia, para hacer un milagro extraordinario en ti.  Un milagro con el que puedas alimentar a miles de personas hambrientas.

Y cuando me tocó a mí decidir, me acerqué a mi Señor con mis pocos panes y pescados y le dije:

“Señor aquí estoy.  Mis ojos incrédulos me dicen que es imposible alimentar a alguien con mi escasez.”  

“Pero me atrevo a llegar a ti para que en tus manos mi escasez sea transformada en abundancia.”  

“Estoy cansado de cambios externos y superficiales que sólo me llevan a mis mismos pecados, tan gastados y repetidos.”  

“Estoy cansado de mis compromisos olvidados y mis arrepentimientos huecos.”  

“Rómpeme Señor, y saca de mi todo lo que te estorbe.  Conviérteme en comida abundante para millares.”  

“No quiero más ser una canasta vacía y escasa que no alcance lo que tú esperas de mi.”  

“Transforma mi corazón.  Rómpelo y saca de él toda impureza.”  

“Anhelo un corazón verdaderamente puro para amarte como tú me amas.”  

“Sólo tú, Señor puedes darme de tu pureza:  Una pureza que no se gaste con el paso del tiempo; una pureza que se resista; una pureza que no ceda ante el pecado.”  

“Esa es la pureza que anhelo…  Una pureza bañada por tu amor.”

“Entonces y sólo entonces, caminaré tu camino de pureza sin salirme de él.”  

“Entonces y sólo entonces podré descansar en ti.”  

“Ayúdame, Padre, porque sin ti, nunca podré ser puro.  Pero contigo, en tus manos, la pureza nunca me abandonará.”

“Gracias Señor…. ”    

Un abrazo,

Edwin Bello

Fundador

Pureza Sexual…  ¡Riega  la  Voz!

PD: Escucha el audio testimonio de Edwin Bello de cómo pudo vencer a la lujuria sexual.  Presiona pureza sexual para acceder.

Te invitamos a apoyar nuestro Ministerio mediante la compra de nuestro libro.

Quitando la Máscara de la Lujuria Sexual…”

¡A la venta ya en Amazon.com!  Haz click aquí o en el título del libro.

Anuncios
12 comentarios leave one →
  1. Samuel HVHV permalink
    enero 20, 2013 6:24 pm

    Dice un proverbio chino: “Una caminata de mil millas comienza con el primer paso”. Y en este caso, nuestro primer paso debe ser hacia el Maestro, y Él se encargará de obrar en nosotros y prepararnos para continuar caminando esta jornada. ¡Qué muchas veces pensé como el título de este artículo! Cuántas veces pensé que así como un ratón cae en una trampa de pega, por más tiempo que pase tratando de despegarse, siempre terminará muerto en ella. Esa imagen fue la que marcó mis años de atadura antes de conocer sobre HVHV. Pero gloria sea a Cristo por este ministerio, que me ha enseñado exactamente lo que muestra este artículo, que es precisamente en nuestra peor condición cuando nuestro Señor comienza a hacer Su mejor obra, siempre y cuando estemos dispuestos de todo corazón a decirle: “Esto es lo que soy. Por favor haz tu obra en mí”. Un abrazo, hombres valientes.

    • Axel permalink
      enero 21, 2013 9:55 pm

      Gloria a Dios Edwin soldado valiente de Dios estamos en la carrera y en el nombre de jesus llegaremos.Purezaaaaaaaaaa.

      • febrero 6, 2013 4:32 pm

        Gracias Axel…. ¡¡¡Esta bendita pureza que nos da libertad!!! En Cristo, Edwin

    • febrero 2, 2013 12:23 am

      ¡¡¡¡Wow, Samuel!!!! ¡¡¡Poderosas palabras!!!! Me impacta ver cómo han sido tantos y tantos los hombres que caímos en esa trampa, por creerle las mentiras al enemigo…. Y por cada uno que habla, que clama por libertad desde la prisión, miles y miles están callados, enmudecidos, atrapados en el conformismo de las cadenas, vencidos por la cárcel y sin esperanza en su corazón para creer por una elusiva liberación. Tú, Samuel, le has creído a Dios y has aprendido una importante clave para la libertad: ¡¡¡Sólo aceptando cómo somos, en nuestra debilidad, podremos rendirnos entre las manos poderosas de nuestro Padre!!!! Rompiendo la negación, la trivialización, nos presentaremos ante Dios tal y como somos, en nuestra fragilidad, y entonces Dios nos suplirá la gracia que nos falta para vencer… ¡¡¡Gracias, hermano!!! Ahora, eres un hombre libre; los barrotes se han roto; la puerta de la cárcel se ha abierto; las cadenas se han caído; ¡¡¡¡tu Padre te abraza y te declara libre!!!! En el amor de Cristo, Edwin

  2. Antonio permalink
    enero 20, 2013 11:26 pm

    Brutal! Edwin! Dios te Bendiga!!

    • febrero 2, 2013 12:09 am

      ¡¡¡Hermano y valiente siervo de Dios, gracias por el apoyo y tu modelaje en la Trinchera de Caguas y en Puerto Rico!!! En Cristo, Edwin

  3. EDIXION PEÑA permalink
    enero 21, 2013 9:12 am

    GRACIAS MI HERMANO POR ESE MENSAJE, HOY ME ALIENTA A SEGUIR ADELANTE COLOCANDO MIS INSUFICIENCIAS EN LAS MANOS DE DIOS PARA QUE EL LAS USES EN MULTITUDES.

    • febrero 2, 2013 12:28 am

      ¡¡¡Amén y amén, Edixion!!! Si, en sus manos, nuestras insuficiencias se convierten en alimento para los hambrientos… Gracias por creer conmigo que Dios usa a sus hijos para cosas extraordinarias… Antes dudamos, pusimos nuestra mirada en la limitación, en la escasez… ¡¡¡¡Ahora ponemos la mirada en las manos milagrosas de Jesús!!! ¡¡¡¡Somos más que vencedores en Él!!!! En Cristo, Edwin

  4. saul permalink
    enero 21, 2013 1:40 pm

    Nuevamente gracias Dios por creer en mi y darme otra vez una oportunidad de entender tu mensaje, donde soy escaso tu obrarás un milagro maravilloso

    • enero 21, 2013 2:34 pm

      ¡¡¡¡¡Amén y amén, Saúl!!!!!! ¡¡¡¡¡Sigue hacia adelante, que Dios marcha contigo!!!!
      En Cristo, Edwin

  5. Fernando Mexico permalink
    enero 22, 2013 9:14 am

    Cuantas veces he olvidado a las multitudes hambrientas, lo unico que ha abundado para todos ellos en mi es egoismo y falta de compasion, hoy le traigo a Dios no 7 panes sino 7 dias de la semana para ver milagros de multiplicacion de pureza en mi, para que esos 7 dias de la semana pueda compartirle a las multitudes de mi extraordinario Dios, asi cualquiera que se acerque necesitado del poder, amor y ayuda sobrenatural de Dios se vaya satisfecho y resaurado en el gran vacio que le ha dejado la impureza … Gracias Edwin por repartir a mi vida del milagro de Dios en tu vida…

    • febrero 2, 2013 12:14 am

      ¡¡¡¡Gracias Fernando!!!! Ha sido una excelente semana, llena del poder sobrenatural de Dios!!!! Siete días que alimentarán a una multitud con tu lucha y con tu búsqueda de pureza…. Dios te ve… Tus manos no están vacías… ¡¡¡¡Tus manos están llenas de sus sueños y El llena su pecho de gozo, orgulloso por su hijo que lucha y se atreve a creer por una pureza radical!!!! ¡¡¡¡Pronto habrán canastas llenas de panes y pescado para alimentar a multitudes!!!! Un abrazo, Edwin

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: